A juicio de quien escribe, AEW no logró un golpe de efecto con All Out al mismo nivel que con Double or Nothing. Por consiguiente, quizás los resultados de audiencia de sus primeros shows en TNT sean inferiores a los que muchos esperan. No, no me desdigo de mis argumentos: los Élite podían haber lanzado un anzuelo mejor sin la ayuda de CM Punk el pasado sábado, pues lo cierto es que All Out adoleció de narrativa en muchos puntos; de ahí que quizás ya estén anunciando los primeros combates para Full Gear. Aunque la novel compañía puede tener un as en la manga que salve el producto semanal, porque definitivamente, sabemos que AEW será TV-14.

Bajo el último boletín del Wrestling Observer, Dave Meltzer confirma que ese presumible Wednesday Night Dynamite lucirá un tanto alejado de lo PG.

«TNT ha dado a AEW directrices específicas sobre qué líneas no pueden cruzar, pero ambas partes han llegado a un acuerdo para hacer un producto más provocador y arriesgado que el de WWE».

AEW TV-14
AEW

Pero no esperen una nueva ECW


El pasado junio, tras Double or Nothing, el mayor representante de lo extremo en AEW, Jimmy Havoc aclaró una cuestión importante sobre la diferencia entre los PPVs y el show semanal de TNT.

«Habrá mucha menos sangre y bastantes menos insultos. Me dijeron que ya no podré insultar tanto, lo cual es bastante doloroso en lo personal porque insulto mucho sin darme cuenta. Soy británico, es es lo que hacemos».

No obstante, WWE ha tomado esta ligera diferenciación de producto como un arma arrojadiza contra AEW. Cuando el gigante estadounidense presentó sus resultados económicos del segundo trimestre de este año, Vince McMahon dejó las siguientes declaraciones.

«Espero que AEW no siga con tanta sangre y tripas. No puedo hablar por TNT, pero no imagino que vayan a permitir eso».

Unas palabras para nada casuales, pues escondían una estrategia de cara a hacer ver a AEW como algo poco publicitable para los patrocinadores, que ya saben que, especialmente en EEUU, siempre salvaguardan su imagen con mucho celo. Recordemos el caso sufrido por la propia WWE cuando las protestas llevaron a cambiar el nombre de la campal femenil de WrestleMania 34, que en principio se tituló «The Fabulous Moolah Memorial Battle Royal». Por supuesto, no realmente las protestas, sino la advertencia de Snickers tras conocer la reputación de Moolah entre la fanaticada.

AEW TV-14
AEW

Así, quedan trazadas ya las dos estrategias que WWE y AEW seguirán para hundirse mutuamente. La primera, como ya dije, intentará tildar a los Élite de «Serie B», de producto de segunda clase que el ciudadano de bien norteamericano nunca querría mostrar a sus hijos.

Mientras, la novel compañía pretende autoproclamarse lo más «cool» que la lucha libre ofrece hoy día bajo suelo yanqui. Politizando incluso su discurso desde Fight for the Fallen, al posicionarse en contra de la indiscriminada venta y posesión de armas en aquel país. Irónico que, después de todo, esta acabe apostando más por la violencia que WWE con esa calificación TV-14.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de