En la lucha semifinal de Triplemania XXIII, El Patrón Alberto le dio una buena lección a a Brian Cage al rendirlo con la Rompe Destinos. Como todos sabemos, en el combate se jugaron las cabelleras, por lo cual Brian Cage tuvo que cumplir con la apuesta y fue rapado delante de los aficionados en la Arena Ciudad de México.

La lucha fue llena de acción por parte de ambos contendientes. Un fuerte intercambio de silletazos dejó mermados a los luchadores. El Hijo del Fantasma que acompañaba a Cage, realizó trampa en todo momento; pero Fénix que acompañaba al  Patrón enseguida igualó la acción.

Aunque el Tirantes en todo momento favoreció a Cage, Alberto no permitió la falta de respeto y lo castigó personalmente. Brian Cage fue muy odiado pues desde su entrada mostró odio a los Mexicanos portando la playera de Donald Trump.

 

Hablamos de