El fallecimiento de Bruno Sammartino ha hecho que desempolvamos algunos recuerdos, logros y mitos relativos a su persona. Durante el último par de semanas, nos empapamos un poco sobre quién fue este grande de la lucha libre, pues a pesar de su enorme estrellato durante los días de los territorios, se trata de un individuo no tan popular si lo comparamos con gladiadores como Hulk Hogan o Stone Cold, por dar dos ejemplos, pero que a su vez no tuvo nada que envidiarles durante su carrera en los encordados.

Por algo debe ser que Edge, quien relató el gesto que «La Leyenda Viviente» tuvo para con él en el año 2011, fue tan lejos como para catalogarlo como la más grande Superestrella de todos los tiempos. Como nos cansamos de subrayar, Sammartino tiene el récord como el Campeón WWE que más tiempo portó el oro, reinado que alcanzó los ocho años (y que, a día de hoy, resulta imposible de superar). En todo ese tiempo, estuvo invicto y fue, por supuesto, el rostro de la entonces WWWF.

Edge recuerda una emotiva anécdota con Bruno Sammartino

Logros, los mencionados, que superan por años luz a lo hecho por cualquier otro talento contemporáneo. Pero a estos sí tuvo que envidiarles algo, y es la exposición. ¿Por qué no goza del mismo reconocimiento que otras grandes leyendas? La respuesta probablemente sean los tiempos. No es que haya sido más o menos, simplemente no contaba con la plataforma que tuvieron «El Inmortal» o «La Serpiente Cascabel» en los 80 y 90, respectivamente, y es que la lucha no era popular en los 60 o los 70 a nivel nacional.

No ayudó tampoco el que Vince McMahon lo tuviera por décadas en la «lista negra» de luchadores innombrables, haciendo todo lo posible por borrar su nombre de los libros de historia. Y es que aunque los mejores años como luchador los vivió bajo el comando de Vince McMahon Sr., fue con el actual Chairman con el que más problemas tuvo, siendo él uno de los principales críticos por el uso de esteroides en WWE (en un caso que casi llevó a McMahon tras las rejas) como así por cuestionar durante años lo «fuera de lugar» que era el producto durante la Attitude Era.

Junto a Triple H en la presentación de su estatua tamaño real (Hunter fue quien negoció para que hiciera las paces con WWE).

Hoy seguimos desempolvando, y en el presente no saldremos a desmentir algún récord suyo ni nada por el estilo; hoy hablaremos de una particular oferta que el nativo de Pizzoferrato rechazó en la pantalla chica, bastante jugosa por cierto, y que salió a la luz recientemente gracias a la investigación de Dave Meltzer del Wrestling Observer. Allí, el destacado periodista reveló que ya retirado de los cuadriláteros, Sammartino declinó ser parte de la famosa serie de 1999, «Los Soprano».

Supiera o no que se terminaría convirtiendo en un clásico de la televisión, probablemente no le hubiese importado, puesto que el motivo por el que no quiso ser parte del programa fue porque «insultaban» demasiado. No era para menos, ya que, para quienes no lo sepan, la misma trataba de la vida de un mafioso ítalo-estadounidense (Tony) y las vivencias extremas de su profesión. Uno podría sacar la conclusión de que los orígenes del gladiador (siendo él italiano) podrían haberlo perfilado para el rol.

El show de HBO no necesitó de él y terminó siendo considerado por muchos (incluida la prestigiosa revista Rolling Stone) como la mejor serie de la historia, pero él no necesitó de ella tampoco para ser galardonado, ya que en 2013 ingresaría al Salón de la Fama WWE y quedaría inmortalizado de una vez por todas. Hoy podemos decir que se trató de una movida que habría que aplaudir, pues fue fiel a sus principios como una persona del bien, y así será siempre recordado por todos sus colegas y aficionados.

¿Qué les pareció la curiosidad compartida por Dave Meltzer? ¿Están de acuerdo con que Sammartino se mantuviese fiel a sus principios? ¿Les hubiera gustado verlo en «Los Soprano»? Dejen sus opiniones en la caja de comentarios.

Advertisements

Hablamos de