Las protestas a veces tienen sus frutos en WWE. Sasha Banks hizo una «sentada» tras WrestleMania 35, debido al mal manejo por el que, a su juicio, estaba viviendo. Y cuatro meses después, con las aguas reconducidas por el buen cauce, «The Boss» ya tendrá una oportunidad titular, cuando se vea las caras con Becky Lynch en Clash of Champions. Pero ayer, la gran protagonista de Monday Night Raw fue su amiga Bayley, quien pareció pasarse al bando de los rudos al endosar una tunda de sillazos a Lynch, que contó con una gran reacción por parte del respetable. Sin embargo, un movimiento no exento de riesgos.

Bayley Lynch
WWE

Dave Meltzer lo explica bajo la última entrega de la Wrestling Observer Radio.

Sabían que el público aclamaría el ataque. La gente siempre aclama algo así. Mira, esto es un show de Paul Heyman. No me lo han contado, pero puedo garantizar que él lo sabía, puedo garantizarlo. Eso es así, si vas a hacer un cambio de bando, van a aclamarte. Espero que no acaben abucheando a Becky Lynch, porque ese no es el objetivo. Pero tú sabes, es una de las cosas que ocurrieron cuando Charlotte Flair le dio una paliza a Ronda Rousey.

El precedente de Survivor Series


En noviembre del pasado año, tras el famoso derechazo de Nia Jax a Lynch que provocó una conmoción a la irlandesa, Charlotte Flair sirvió de sustituta para el combate que la irlandesa tenía programado con Rousey en Survivor Series. Y como epílogo, «The Queen» volvió a caminar por el lado salvaje, cuando repartió una lluvia de palazos de kendo a Rousey que dejó en un juego de niños lo visto ayer. Para regocijo de los aficionados presentes en la arena.

Bayley Lynch
WWE

Un suceso que, al contrario que el Bayley-Lynch, pilló a WWE por sorpresa, pues desde siempre, Charlotte ha contado con poca simpatía por parte de muchos seguidores, debido, en buena medida, a su brillante capacidad por hacerse odiar. Interesante comprobar qué ocurriría en el supuesto de que «The Hugger» se mida con «The Man», pues de producirse un apoyo masivo a la nueva ruda, evidenciaría quizás la sobreexposición a la que está siendo sometida la Campeona Raw. Respuesta que seguro no querrá el Imperio McMahon, y menos justo ahora que Lynch será la cara de WWE 2K20. Ciertos analistas apuntarán que, de una forma u otra, se trata de generar reacciones, pero no todo vale a la hora de narrar una rivalidad.

Advertisements
Hablamos de