Edge se verá las caras con Randy Orton en el Last Man Standing de WrestleMania 36 en la segunda noche del magno evento. Este es uno de los combates más esperados, ya que volverá a la vitrina de los inmortales 9 años despúes, ya que en el 2011 derrotó a Alberto del Río por el Campeonato Mundial de peso Completo WWE, previo a su retiro.

Edge
Edge

► Edge tuvo conversaciones con otra compañía antes de volver a WWE

Edge regresó a la acción dentro del ring en Royal Rumble 2020 en enero pasado, en uno de los mejores momentos de la noche, completando un increíble regreso al ring años después de retirarse debido a una terrible lesión en el cuello, y que en algún momento provocó que fuera casi imposible un regreso a los encordados.

Los recuerdos de Edge y WrestleMania

El "Rater-R Superstar" admitió durante el documental WWE Network, "24", que había mantenido conversaciones con otra compañía de lucha libre profesional antes de su regreso a WWE. Dado que se rumoraba mucho que AEW tenía interés en traer a Edge el año pasado, una suposición lógica era que la compañía en cuestión era All Elite Wrestling.

Comprensiblemente, el canadiense no llegó a confirmar el nombre de la otra empresa, pero indicó que se le acercó alguien de aquella compañía antes de SummerSlam, en agosto del año pasado. Sin embargo, en una aparente muestra de lealtad hacia WWE, el miembro del Salón de la Fama WWE insistió en que no estaba preparado para aceptar o rechazar tal oferta sin antes hablar con Vince McMahon.

"Otra compañía dentro de la industria me contactó y me dijo que estaban interesados ​​y que querían saber si podía luchar. En este punto, no sabía si podría ... Tuvimos algunas discusiones. Lo único que dije ellos, a través de todas estas fue 'Cuando me des tu oferta, tengo que ir a hablar con Vince'. Él ha hecho lo correcto conmigo toda mi carrera. Me dio mi oportunidad'."

Edge continuó diciendo que, como resultado de la oferta y de su propio deseo de volver al ring, mantuvo conversaciones con Vince McMahon para poder definir su futuro inmediato, aclarando que no buscaba una "subasta" por sus servicios.

"Me senté con Vince y le conté todo. No estaba tratando de iniciar una guerra de ofertas ni nada de eso. WWE ni siquiera sabía si esto era posible. No sabía si esto era posible y luego dijo: 'Bueno, esto tiene que pasar aquí'".

Hablamos de