Dustin Poirier viene de una victoria por TKO sobre Eddie Alvarez en el mes de julio. Estaba programado para enfrentar a Nate Diaz en UFC 230, pero tuvo que salir del cartel debido a una lesión.

Poirier quiere ver algo de movimiento en la parte superior de la división de peso ligero de UFC.

«The Diamond» retó recientemente a Tony Ferguson. Lo hizo al escuchar la noticia de que una decisión sobre los casos de los campeones Khabib Nurmagomedov y Conor McGregor de la Comisión Atlética del Estado de Nevada se retrasó hasta el 29 de enero.

En conversación con MMAJunkie.com, Poirier habló sobre su descontento con el estado de la división de las 155 libras:

«Solo necesito claridad sobre lo que sigue para mí. Sé que algunas de las cosas están fuera de las manos del UFC. No estoy culpando a la UFC. Pero solo la imagen completa. Vamos a poner esto en marcha. Estoy harto de esto».

«Quiero pelear con Tony. Y si no es Tony, bueno para Tony, él es más que merecedor de su oportunidad contra Khabib. Definitivamente es el próximo en la fila por el campeonato mundial. Está delante de mí. Estoy de acuerdo».

«Pero si eso no va a suceder, dejemos que los dos mejores peleadores que están disponibles lo hagan. O dejemos que Conor y yo lo hagamos«.

«Es una pelea divertida para los fanáticos y para nuestras dos carreras. Y tiene sentido. Pero ya no sé qué tiene sentido en esta empresa«.

«He trabajado no solo en mi carrera en UFC, sino en toda mi vida como campeón del mundo. Esta va a ser mi pelea número 40 en la próxima, y ​​estoy más cerca que nunca, y aquí estamos siendo retenidos y jugando con todo tipo de cosas como esta. La UFC debe dejar de jugar«.

Advertisements
Hablamos de