Todo fueron elogios para AEW después de Double or Nothing. Sin embargo, Fyter Fest, segundo evento, ya hizo que la novel compañía quedara un tanto humanizada. Junto a un nivel luchístico inferior al de la primera cita, varios tics propios de WWE provocaron que la valoración general no fuese tan redonda. Y es que resulta imposible desvincular a los Élite del Imperio McMahon, cuando todavía lucen cual escisión de este. Veremos hasta qué punto siguen necesitando de referenciar al gigante estadounidense para seguir en la brecha. Porque Dave Meltzer ya duda de que realmente dependan de sí mismos para triunfar.

triunfar
CBS Sports

Bajo su último boletín, el editor del Wrestling Observer analizó los números cosechados por Fyter Fest, lanzando una previsión un tanto inquietante para el futuro de AEW.

«Conseguir sentar a 4200 fans en un mercado secundario para un show muy promocionado por internet seguramente sirva de guía para adivinar qué capacidad taquillera tendrá la empresa una vez quedó atrás lo que hicieron en Las Vegas y las dos veces que han agotado entradas en Chicago. Y será más difícil que hagan gran taquilla semanalmente las noches de los miércoles, en vez de los sábados. Con las grabaciones de WWE obteniendo resultados dispares y todas las ventajas en cuanto a visibilidad, la idea de que AEW sea capaz de llenar arenas de NBA parece muy optimista.

«La idea sigue siendo que la televisión aumente esa base de espectadores. Funcionó muy bien para UFC. Y fue la clave para WWE. Funcionó en parte para TNA. Pero nunca fueron capaces de hacer gran taquilla en shows semanales o PPVs cuando conseguían tener 1 millón y medio de espectadores, pues su mayor asistencia para un show celebrado en EEUU fue de 6700 personas. Pero la cifra de Fyter Fest y la que se espera para Fight for the Fallen (cercana a agotar los 5000 boletos) son mejores de la que AEW puede esperar para su show semanal de los miércoles.

«No obstante, la pregunta es, y siempre ha sido: ¿cuánto conseguirá aumentar la base de fans el show televisivo, así como las ventas de boletos y de PPV con las limitaciones de promocionarte a través de redes sociales? Y mucho del éxito de AEW descansa en una base de fans que odia WWE. Y si WWE consigue mejorar las cosas y cambiar las tornas, AEW tendrá problemas para ser la alternativa ‘cool’. Necesitan que WWE no sea un producto ‘cool’ para ser realmente competitivos».

triunfar
AEW

Cody y Cía han tenido la suerte (o la visión) de llegar en el momento adecuado. Véase, en uno de los peores años de la historia reciente de WWE, que coincide con una imagen pública bastante dañada desde que firmara ese acuerdo con Arabia Saudita.

Motivo de que Fight for the Fallen pueda suponer un golpe de efecto en este sentido; evento en homenaje a las víctimas de las armas de fuego. Un trasfondo político claramente dirigido contra Donald Trump y ese conservadurismo que lo PG acabó por impregnar sobre WWE. Por tanto, y un servidor ya lo apuntó, el factor «cool» resulta clave. Si AEW consigue posicionarse como tal, haciendo lucir a McMahonlandia como algo añejo, se habrá apuntado un tanto muy importante.

Sin embargo, la base de seguidores de WWE a lo largo de cinco décadas es enorme, y la pregunta que cualquier no fanático de esta se haría es qué aporta AEW a la industria yanqui. NJPW ofrece mejor lucha libre y cada año tiene mayor presencia allí, gracias en parte a su acuerdo con Ring of Honor, compañía de la que proviene el grueso de The Elite. Y consideremos a NWA o Impact, que si bien han perdido cuota, se mantienen ahí y ambas guardan acuerdos de colaboración. Mientras, AEW sólo cuenta con el apoyo de AAA, quedando reducida a una mera alternativa para descontentos con WWE. ¿Suficiente para convertirse en la número uno de EEUU?