Para Bryan Danielson fue difícil aceptar los resultados de las pruebas de impacto desarrolladas por el doctor Joseph Maroon. A pesar de que ahora ha admitido que sufrió convulsiones derivadas de sus conmociones cerebrales (hasta ocho meses después de la última), fue una nueva técnica, Evoke Neuroscience, la que lo convenció del daño.

Danielson supo de la lesión crónica en su región temporal parietal del cerebro, y se dio cuenta que la mejor decisión era el retiro.

En la más reciente edición del boletín Wrestling Observer, Dave Meltzer publicó un largo texto sobre la carrera de Danielson, comparando incluso su discurso de despedida con el que dio Lou Gehrig en 1939, en el Yankee Stadium.

“Hay una caja de Pandora en el mundo deportivo, y la versión de Bryan Danielson del discurso de ‘el hombre más suertudo en la faz del planeta’, de Lou Gehrig, fue uno de los muchos momentos clave mientras la caja continúa abriéndose”.

Subscríbete al Wrestling Observer y Figure Four Online.

Meltzer, quien dijo que el discurso de 25 minutos de Danielson es “el más grande segmento en la historia moderna de la lucha profesional televisada”, vio luchar a Danielson en vivo por primera vez en el segundo torneo King of Indies, organizado por Ronald Alexander en octubre de 2001. Red Bastien y Nick Bockwinkel estaban presentes y aplaudieron al joven Danielson. De hecho, Bockwinkel le dijo a Alexander que estaba loco si no le daba para arriba a Danielson.

El torneo lo ganó Danielson en una lucha de 30 minutos frente a Low Ki, y de aquí surgió la idea de Rob Feinstein, Doug Gentry y Gabe Sapolsky para formar Ring of Honor, usando a luchadores de este torneo, como Danielson, Low Ki, Samoa Joe y Christopher Daniels.

Aunque Meltzer considera que su mejor trabajo sobre el ring fue hecho antes de WWE, los tres momentos que definieron su carrera fueron dentro de la compañía de Vince McMahon.

El primero fue el que mencionó Bryan el lunes en Raw. Fue el 9 de diciembre de 2013, en la misma arena:

“Para construir ‘el más grande match en la historia de WWE’, entre John Cena y Randy Orton unificando los títulos, llevaron al ring a los ex poseedores de ambos títulos que aún estaban en la compañía. Se supone que Bryan sería nada más que una cara en la escenografía, pero el público se adueñó del show y lo hizo la estrella, cantando fuertemente su nombre, a tal grado que el segmento no podía continuar. Fue la rapidez mental de John Cena, con todo y la presión, la que evitó que el segmento fuera un completo desastre.

“(Un día después), Cena habló de lo que había pasado, y en vez de actuar frustrado porque los fans cambiaron todo, o estar furioso como muchos en backstage estuvieron, dijo que eran gajes del oficio, haciendo notar que cuando era un niño, quizá hubiera sido uno de esos fans”.

El segundo momento fue ser el Estrella de WrestleMania 30, “luchando en el primer match y en el estelar, logrando dos de las mejores luchas en la historia de WrestleMania”.

El tercero, continúa Meltzer, fue la noche de su retiro.

“El gran luchador, que era muy pequeño o no lo suficientemente bien parecido para ser la personalidad gigante que el negocio necesita en la cima, terminó mostrando que siendo él mismo, era realmente más grande que casi todos lo que han llegado a esta industria en la era moderna”.

Pero Meltzer considera afortunado a Danielson por poder retirarse a tiempo y aspirar a vivir una vida larga:

“Muchas personas en ésta y en otras profesiones de contacto no tienen tanta suerte. Así que, personalmente, estoy triste por las noticias, y todos los que se desenvuelvan alrededor de la lucha profesional deben estarlo. Los luchadores como Bryan Danielson no llegan muy a menudo. Luchadores que cambian, aunque sea un poco y aunque haya resistencia a ello, la manera en la que todos ven a la lucha y cómo debe ser. Este negocio es mucho mejor al haberlo tenido, en maneras en que mucha gente probablemente comprende ahora y en maneras en que irán comprendiendo con el tiempo”.

El periodista agrega que no hay un villano en esta historia, pues cada médico dio su opinión honesta, siempre creyendo que era la mejor decisión o la más racional.

“Nadie sabe de la condición de Bryan Danielson mejor que él, y confío en que su decisión fue hecha por las razones correctas. Con lo mucho que amaría verlo en la estelar de WrestleMania o verlo trabajando rivalidades con gente como Shinsuke Nakamura, Sami Zayn, Chad Gable, AJ Styles, Kevin Owens y muchos otros, y aunque hay mucha tristeza, absolutamente no hay enojo en lo que pasó esta semana pasada”.

Y volviendo a la analogía con la caja de Pandora:

“Las pruebas que causaron que Danielson tomara la decisión racional de que debe retirarse son la punta del iceberg. El doctor Robert Cantu, uno de los principales especialistas en conmociones del mundo, ha predicho que estamos a sólo unos cuantos años de poder detectar encefalopatía traumática crónica (CTE, por sus siglas en inglés) cuando la persona aún esté viva. Pruebas como esa cambiarán cada deporte de contacto.

“Muchos decidirán que los deportes de contacto no son buenos para ellos. Los padres, cada vez más, intentarán evitar que sus hijos participen en ellos, al menos cuando crecen. Aquellos que son lo suficientemente buenos para hacer dinero, se retirarán más pronto, y ya hemos visto evidencia de eso en las MMA, con el retiro prematuro de Brian Stann y muchos otros; y Carlos Condit, que ya habla de retiro a pesar de estar en su mejor momento y no haber sido nunca noqueado. Y los que no hagan dinero, quizá serán forzados a retirarse, aunque sea la única manera en que sepan ganarse la vida.

“Ambientes como el de la lucha profesional, el cual tiene la habilidad de cambiar, seguramente tendrá que hacerlo. Otros deportes de contacto tendrán que cambiar las reglas, tratando de encontrar un balance entre la seguridad de los participantes y la emoción para los fans. Las carreras serán más cortas”.

Meltzer termina su texto con lo siguiente:

“Quizá jamás veamos un segmento como el que vimos la noche del lunes, pero veremos el mismo fin de historia desarrollarse ante nuestros ojos una y otra vez.

“Y en respuesta a muchas peticiones, el premio de Mejor Luchador Técnico del Wrestling Observer, que Bryan Danielson ganó anualmente de 2005 a 2013, será llamado de ahora en adelante el Premio Bryan Danielson”.

Hablamos de