Con la sangre caliente Máscara Año 2000 presenta el mejor disco de su carrera

Por | |

Máscara Año 2000 tiene la sangre caliente, no sólo es sus venas, no sólo en sus puños todavía capaces de azotar a los mil demonios del cuadrilátero, también en las cuerdas vocales, en su garganta que ha erizado el mundo del pancracio con polémica y destrucción.  Sangre Caliente (LZ Records), así se llama su más reciente disco, el tercero en su trayectoria. El cual sale a luz como el mejor material discográfico de su breve pero impactante carrera en la cantada.

En efecto lo es, Sangre Caliente es un álbum que prodiga el lado más romántico de un luchador que marcó una era en los cuadriláteros por su rudeza, y que ahora está dispuesto a conquistar el corazón de las damas y el oído melancólico de los amantes refinados de cantina.

El álbum fue presentado, ante la prensa nacional e internacional, este lunes 20 de marzo en el famoso restaurante-buffet El Marisquero de la Viga, donde los usufructos del mar se cocinan con delicia. Con prestancia, ‘El Macho de Lagos de Moreno’ impresionó a todos los comensales con su hipnótica presencia musical que se desbordó cuando un reportero pidió al luchador que cantara “un poco de su disco”. Así lo hizo, con beneplácito, Jesús Reyes entonó un fragmento de la canción “El milagro”: “Quise ofrecer lo mejor de mi existencia/ a la mujer que hoy es dueña/ de mi vida”. El milagro ha sucedido: es la combinación de una existencia que se desdobla entre las sogas y entre las cuerdas de una guitarra de mariachi.

El padre de más de veinte ha tenido un hijo más. Compuesto por diez canciones que desgarran por sus emotivas letras, casi todas de amor, despecho, coraje, y sobretodo, virilidad. Máscara Año 2000 ha conquistado tantos corazones, sin necesidad de la cantada, pero es su voz recién educada la que destaca entre sus talentos más violentos, como él mismo ha señalado con humildad: “apenas aprendí a colocar la voz”. Con una voz clásica de cantante vernáculo, el poderoso integrante de los Hermanos Dinamita confiesa (a través de las grandes composiciones del maestro José Meza Navarro): “Yo quiero aventarme un tiro/ con el negro/ con el blanco/ y con el giro./ En este corral yo mando.”

“Es el disco con mayor significado, pues las canciones las escogí yo, lo mismo que los arreglos y todos los detalles. Es el material que más representa mi lado musical. Por eso es el hijo que más quiero”, declaró Chucho Reyes.

 

Si bien, la música vernácula atraviesa su momento más amargo, el luchador aseguró:

“Estoy consciente que la música ranchera está muerta, aun así hice este disco porque quise. La música mexicana la siento en el corazón”.

Se confiesa un soñador, y así lo evidencia a través de la canción que se titula con el mismo adjetivo: “Quise ganar tu cariño/ con sólo dos brazos/ y un corazón.” El sueño de la cantada lo lleva desde niño, a los 7 años al luchador le gustaba cantar. Sin embargo, la lucha libre se convirtió en su oficio y ahora su sueño, como el mismo comparte, es “combinar el canto y la lucha libre”. Su primera presentación como artista del micrófono fue en el programa televisivo de Verónica Castro, ahora muchos años después de aquel evento, se confiesa listo para ser el rey de los palenques.

Con la confianza de aquel que ha sido visto por más de 70 mil personas en una arena de lucha libre, sabe que su talento radica también en su personalidad. Citaré un fragmento de la letra de una de sus canciones: “…que pudo darse cuenta/ que yo soy el mejor/ que yo soy muy distinto/ que yo soy muy distinto/ a lo que conoció”.

“Mi estilo más que nada es original, tanto en la lucha libre como en la cantada, no imito a nadie”, aseguró el luchador. Estoy seguro, que el ganador de mil batallas, leyenda de los cuadriláteros, también tendrá un nicho importante en el oído de todos aquellos que escuchen su disco.

El material discográfico estará disponible en todas las plataformas digitales y el disco en su formato físico será un objeto de colección, pues su distribución será limitada. Sólo podrá adquirirse en el restaurante El Marisquero (Calzada de la Viga 124, 10A, Venustiano Carranza, Lorenzo Boturini) y en el Rincón de la W (Xola 318, Col del Valle). En abril se hará la presentación del disco en la Arena México, estén pendientes.