Los podcasts luchísticos siempre son fuente inagotable de jugosas declaraciones, y el de Colt Cabana, The Art of Wrestling, ejemplifica a la perfección la valía de estas emisiones radiofónicas. Sin embargo, en los últimos meses, Cabana se ha situado al otro lado, siendo invitado en algunos programas como The Rack o Busted Open y por supuesto, no dejando títere con cabeza, si en este caso el títere se llama WWE.

Aunque luchísticamente ha encontrado su hueco en ROH tras un regreso reciente, la empresa de Vince McMahon aparece regularmente como una de sus espinas clavadas. Incluso parece haber provocado un conflicto con CM Punk. Y como suele ocurrir, el dinero está detrás de muchas desaveniencias, pues el chicagüense no se tomó muy bien que Cabana decidiera asistir a una emisión de Monday Night Raw, algo que minaría la credibilidad de su demanda hacia el Dr. Chris Amann. Irónicamente, un acercamiento a su enemigo común le ha podido costar la amistad de Punk.

CM Punk y Colt Cabana
CM Punk y Colt Cabana en ROH

 

Hace unos días, Cabana participó en el podcast de Sam Roberts, donde hizo referencia a Punk, nombrándolo (o acusándolo) como responsable de que muchas promociones eviten hacerse con sus servicios.

«Punk dijo mi nombre y todo esa mier*** ocurrió y así son las cosas en este lugar y así es mi carrera. Los directivos me odian, mientras que todo el resto en los márgenes de cualquier compañía, me ama».

Pipebomb de CM Punk - Raw 27-06-11
Pipebomb de CM Punk – Raw 27-06-11

 

Cabana reveló que Triple H lo queria como anunciador para NXT, afirmando después que Kevin Dunn fue el responsable de su despido en 2009.

«Querían tenerme, creo, como anunciador en NXT, ¿vale? […] Lo que creo que pasó es que el DVD de Punk salió a la venta. Supongo que Triple H lo vio y dijo ‘oh dios mío, este tipo sabe hablar, no lo sabía’. Estuve dos años en la compañía y nadie le contó eso a estos tipos. Y creo que por eso también me despidieron, por Kevin Dunn, literalmente, son los rumores que escuché, presuntamente, presuntamente, presuntamente, una tercera vez, me vio en TV y dijo, ‘¿este tipo? ¡No! ¡Deshaceos de él!»

Según el luchador, WWE le informó de que no seguía interesada en él el día después de que Punk se marchara.

«Me llaman de vuelta y nada ocurre. Y estoy una segunda vez y creo que lo hice muy bien, y entonces, ocho meses, y nada. Ocho meses después, empiezan a mandarme a NXT tres fines de semana consecutivos. En ese momento, lo que pasó es que, la tercera semana, y luego la cuarta, Punk acabó marchándose. Y entonces, el día después, tengo una llamada que me dice: ‘Creo que no estamos interesados'».

Colt Cabana en Revolution Pro.
Colt Cabana en Revolution Pro.

 

Cabana admitió que nunca lograría triunfar en WWE por una simple razón:

«Mira, nunca pensé que llegaría a ser un luchador de WWE, especialmente, al principio. Sí, era fanático de todo. Estaba obsesionado con todo, pero cuando me miraba a mí mismo, era un chico gordito, supongo que atlético, en el sentido que jugaba al fútbol, pero cuando estuve en esos vestidores, vi a los otros tipos. Y todos eran gigantes y todos tenían abdominales. Parecían verdaderos atletas. Era bueno en fútbol, pero mi cuerpo no se parecía al de esos tipos. Recuerdo a algunos jugadores de fútbol tomar esteroides y mier*** y yo decir ‘oh, tío, no quiero tener que hacer eso’. […] En mi cabeza era como, ‘no quiero tomar esteroides, así que supongo que no acabaré en WWE’, así era. Mark Jindrak y Sean O’Haire, no me parecía a esos tipos, y esos eran a los que estaban buscando. No lo era, pero quería ser un luchador».

El podcast íntegro de Sam Roberts puede escucharse aquí.

Hablamos de