Julio César Chávez Jr. noqueó en un round en su regreso al encordado.Su misma cara mostró insatisfacción al ver que su rival ya no se levantó de la lona.

Pero era lo que había y bueno, ¿quién le hace el feo al triunfo?

Tampoco podía esperarse demasiado de un rival que tiene 11 peleas perdidas en el terreno profesional.

Julio es más, grande, tiene más habilidad y no tenía otra que fajarse y triunfar como era.

Por primera vez Julio subió al cuadrilátero

Evert Bravo es un personaje que no ha tenido una amplia trayectoria, al menos no una notable. Sin embargo, fue el platillo principal para darle la bienvenida al Junior después de casi dos años de estar fuera del encordado.

Bravo trató, o sea, no se le ha de recriminar que no lo intentara, sólo que, a pesar de que Julio llevaba años sin boxear, hay niveles y se notan.

Bravo no fue capaz de sortear la guardia ni los largos brazos de Julio, ya no digamos que pudiera conectarle un golpe sólido que lo pusiera en ventaja.

Por su parte, Julio, que se veía más corpulento, estaba con buena condición, haciendo combinaciones y trabajando al frente.

No hubo momento en el que no ejerciera presión al frente, aún si no estaba liderando el ataque.

Luego sucedió.

Chávez Jr. noqueó con un gancho al hígado que entró pleno. Se llevó a Bravo contra la cuerdas y en el intercambio encontró un espacio en el que pudo clavar el golpe con fuerza.

Bravo se fue a la lona y no se levantó para seguir. Julio se mostró un poco decepcionado porque esperaba que el rival le durara más.

Tal vez piense en eso la próxima que elija oponente.

Por el momento, volvió a ganar y ya proyecta enfrentarse a Daniel Jacobs. Quien sabe si se de el combate, pero seguro, atraería gente por el morbo.

Advertisements
Anuncios
Hablamos de