En su condición de imperio luchístico en toda regla, WWE, aunque muchos digan lo contrario, intenta dar exposición televisiva a todos los talentos que lo merecen. Y dentro del elenco principal, Main Event supone desde 2012 ese reducto para los que no cuentan con el total beneplácito de Vince McMahon y Cía. Caso parece de Cedric Alexander, quien ahora se autoproclama «Campeón de Main Event».

Con hilo comentado incluso por excompañeros.

«Voy a dar un paso al frente y declararme Campeón de Main Event

«¿Vale?

«Vale, guay»

«Estoy seguro que esto ya se intentó antes con pobres resultados».

«¡No lo llames regreso!»

«Ha habido una historia fantástica con ese Campeonato. Yo, Zack Ryder, Tyler Breeze, No Way Jose«

«¡¡El título de los tíos de verdad!!»

Un tuit inicial que seguramente viene motivado por la creación del Campeonato 24/7, correa que está siendo el hazmerreír de la comunidad luchística de internet (¿hace falta volver a argumentar por qué?). Alexander intentó hacerse con este bellísimo oro el lunes, pero el primer portador acabó siendo Titus O’Neil, hasta que pasó después por las manos de Robert Roode y R-Truth.

Una vez dejó 205 Live durante el Superstar Shake-Up, Alexander sólo ha ha disputado dos luchas dentro de Raw: la ya mencionada de esta semana y una el mes pasado frente a Cesaro, ambas con derrota. El resto, se han llevado a cabo dentro de Main Event, donde sí se ha alzado victorioso en todas las ocasiones.

se autoproclama
Cedric Alexander coronándose Campeón de Peso Crucero WWE en WrestleMania 34 (08/04/2018) – WWE

Caso similar al de Buddy Murphy, aunque este ni siquiera cuenta con hueco televisivo. Dos de los mejores gladiadores en términos de calidad luchística del 2018 que ya viven en sus carnes ese «síndrome del elenco principal» (aunque 205 Live en teoría también sea elenco principal) del que comenzamos a hablar cuando numerosos talentos de NXT con proyección de futuro desearon no haber dejado nunca la marca dorada. Veremos qué le depara a Alexander su estancia bajo los grandes focos.

Hablamos de