Cancela Comisión regia la función de 20 Aniversario de LLF

Por | | , ,

El pasado viernes 17 de diciembre se llevaría a cabo la función de vigésimo aniversario de Lucha Libre Femenil (LLF), empresa que a pesar de ser de tamaño modesto, ha sido pieza importante en la historia luchística mexicana, pues ha contribuido a que la rama femenil de este deporte crezca.

El cartel estaría encabezado por la lucha de cabelleras entre Luna Mágica y La Chacala, y como respaldo una lucha por el Campeonato LLF: Baby Love (c) vs. Astucia vs. Succi Love. Sin embargo, la comisión local hizo de las suyas.

► La cancelación del 20 Aniversario de LLF

LLF 20 Aniversario

Quizá sea repetitivo decir que las comisiones en un espectáculo como la lucha libre profesional no sirven para nada. Si existen es porque en los años treintas, el periodista Alejandro Aguilar «Fray Nano», dueño del periódico La Afición y socio de la Empresa Mexicana de Lucha Libre, tuvo la idea que la Comisión de Boxeo capitalina también se encargara de la lucha. Pero el objetivo era únicamente legitimizar a la lucha como deporte y evitar las constantes críticas en la prensa que no la veían como tal.

En Estados Unidos las comisiones atléticas de cada estado se encargaban de regular la lucha, hasta que Vince McMahon supo qué hacer para deshacerse de ellas.

Dicho esto, vayamos a los hechos, como los dio a conocer el promotor Luciano García:

«Todo comenzó porque el señor comisionado se pasó sin permiso a vestidores, donde las chavas le dijeron que se estaban cambiando. Él hizo caso omiso, e incluso se sentó ahí entre ellas mientras se cambiaban de ropa. Entendemos que su función es revisar licencias y el estado físico de las luchadoras, pero se debe esperar a que estén cambiadas. Yo mismo fui y lo saqué de ahí, explicándole las cosas, pero el señor andaba de prepotente diciendo que él es la autoridad».

Esto provocó el enojo tanto del comisionado como de Carlos Yiram Estrada Tamez, presidente de la Comisión Municipal de Lucha Libre de Monterrey, quien aprovechó que la enfermera que iba a revisar a las luchadoras no llegaba para decidir cancelar el evento.

«No me dieron tiempo a que llegara o que buscara a alguna enfermera que la reemplazara. Cancelaron el evento por falta de enfermera, y un rato mas tarde incluso dijeron que querían doctor con cédula.

«Ahora bien, jamás me mostraron la papelería correspondiente; sólo cancelaron sin más. Tampoco me dieron derecho de realizar el evento y tener una multa, que es lo que debió haber procedido.

«Cabe mencionar que en mis 20 años como promotor jamás me habían pedido camilla y enfermera; incluso en el reglamento no viene. Esos nuevos requisitos fueron a partir de un accidente que se suscitó la arena, pero en un evento del cual yo no fui promotor. Pero acaté esas recomendaciones y compré una camilla nueva, botiquín nuevo y solicité los servicios de una enfermera».

Para asegurar que la función se cancelara, Estrada Tamez pidió una patrulla. Los policías le hicieron caso, pues argumentaba que en el reglamento, que nunca mostró, esa era una de sus atribuciones.

El licenciado Pedro Alejo Rodríguez transmitió la situación en vivo a través de su página de Facebook:

► Abuso de autoridad

Podemos dejar de lado el que el comisionado haya entrado al vestidor (porque seguramente lo negará ante una eventual denuncia por acoso sexual), los puntos importantes es que el presidente de la Comisión no tiene realmente la facultad para cancelar un evento. Porque, en teoría, la responsabilidad de la comisión es para con el público —y decimos en teoría porque las comisiones nunca se preocupan por el público: Sólo quieren salir en la foto—, y en todo caso debía asegurarse que la función se llevara a cabo. 

Lo que sí podrían hacer, según los artículos 123 y 124 del reglamento, es sancionar con una multa de entre uno y 100 salarios mínimos. O incluso cancelar la licencia del promotor. Y ambas sanciones habrían sido ridículas, pero es lo más que debía hacer.

Luciano García LLF
Luciano García en el evento de 19 Aniversario de LLF (3 de enero de 2020).

¿Y podía multar por la ausencia de enfermera y/o médico? Según el propio reglamento de la Comisión, no. Porque el servicio médico debería ser proporcionado por la propia Comisión:

La Comisión contara con un Servicio Médico, compuesto de un jefe y de los auxiliares necesarios con conocimientos especializados en la materia. El jefe del Servicio Médico, deberá tener una práctica no menor de dos años como médico de “cuadrilátero”.

ARTÍCULO 83. El Servicio Médico de la Comisión será el encargado de practicar el examen físico completo de los luchadores, y en general a toda persona que pretenda obtener la licencia de la Comisión o bien revalidar la que con anterioridad se le haya concedido, expidiendo el certificado médico respectivo a su costa.

ARTÍCULO 86. El Jefe del Servicio Médico y el Auxiliar que designe deberán estar presentes en el local en que vaya a celebrarse la función media hora antes de la señalada para que comience el espectáculo.

ARTÍCULO 87. En toda función de lucha libre deberá estar presente en el lugar expresamente señalado a la orilla del “cuadrilátero”, un Médico oficial de la Comisión para atender cualquier caso de emergencia que se presente.

Y tomando en cuenta que la Comisión faltó a su papel, ¿qué le podía reclamar al promotor? Éste contaba con plan de contingencias, dictamen aprobado de Protección Civil, permiso para venta de alcohol (en nivel municipal y estatal), seguro de daños y responsabilidad civil avalado por GNP, el permiso de la Dirección de Espectáculos municipal y el permiso de la propia Comisión de Lucha firmado por Estrada Tamez. Todos los documentos están publicados en la página de Facebook de LLF.

«No podemos trabajar con funcionarios libidinosos, acosadores, prepotentes y que abusan de su poder. Al final, ya cancelado todo, a la afición se le devolvió su dinero, y estaban saliendo, cuando a mi esposa, a mi staff, a las luchadoras y a mí se nos hostigó para retirarnos del lugar. Fui obligado a salir del lugar del cual soy dueño». 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.