CAMPAL: Réquiem por La Parka, la historia de un ídolo

RÉQUIEM POR LA PARKA: A principios de la década de los noventas del siglo pasado, Antonio Peña, Jefe de Relaciones Públicas y programador de facto de la Empresa Mexicana de Lucha Libre. se vio en una disyuntiva: la cantidad de luchadores que tenía era muy superior a la cantidad de arenas tradicionales donde presentar funciones, por lo cual decidió a hacer giras llevando el deporte espectáculo a lugares y poblaciones donde antes no se presentaba en el interior de la República.

Plazas de toros, palenques de feria, lienzos charros y varios inmuebles más comenzaron a ser sedes cotidianas de la lucha libre. En general fue un éxito, pues con el éxito televisivo que estaba teniendo la lucha libre por ese entonces debido a gente como Rayo de Jalisco Jr., Atlantis, Octagón y Lizmark, la afición estaba habida de conocer a los ídolos del momento en persona.

► Bello Sexy, un ídolo en ciernes

En esas giras comenzó a participar un joven de nacido en Hermosillo, Sonora el 4 de enero de 1966, bajo el nombre de Bello Sexy, con el cual había debutado un par de años antes en su localidad alternando con varias figuras de la época que viajaban de Tijuana a Hermosillo.

La idea era ser una especie de exótico, sin embargo el joven no encajaba con el prototipo de un exótico de esa época, y por el contrario, provocaba muchas reacciones por parte del sector femenino de esas funciones: alto, rubio, de piel blanca y de físico bien trabajado. Jesús Alfonso Escoboza Huerta supo en ese momento que no podía hacer los ademanes del clásico exótico, y por el contrario, comenzó a verse como una especie de modelo masculino, algo que un lustro después pondría de moda el propio Peña con gente como Latin Lover, Chipendale y varios más.

Esa sería la gran virtud de Jesús por el resto de su carrera, escuchar y entender al público, y trabajar en consecuencia. Desde ese entonces, Jesús nunca escatimó en tomarse un tiempo para sacarse fotos o dar autógrafos a todo el que se le acercara, además de recibir todos los comentarios buenos y malos, con una sonrisa a flor de labios.

El trabajo como luchador no era mucho, por lo que Jesús completaba sus ingresos remendando y haciendo equipos de sus compañeros. Volador (Remo Banda) fue quien lo presentó a Antonio Peña. De acuerdo al propio Jesús, en esos entonces Peña no atendía a luchadores novatos más allá de cinco minutos, sin embargo cuando comenzaron a hablar, ambos congeniaron y la reunión se extendió más de media hora.

El que algún día sería La Parka comenzó a llamar la atención de Peña, y ya con su inminente salida y la creación de la nueva empresa, AAA, le pidió al hermosillense que lo siguiera en la nueva aventura, Bello Sexy murió, y el Rey Midas de la lucha libre le asignó un nuevo personaje siniestro al joven: Maligno. 

►La oscuridad llegó con Maligno

Réquiem por La Parka
Como Maligno, programado en los primeros meses de AAA en el Auditorio de Tijuana

Con ese personaje era normal verlo en las luchas especiales de la Caravana Estelar, alternando con varios de los nuevos personajes de Peña: Ice Killer, Giro y Colorado, Superstar, el propio La Parka y con figuras ya consagradas como Ángel Azteca, El Justiciero y Súper Muñeco. Maligno llamaba la atención, pero le faltaba algo. Sin embargo Jesús ganaba confianza y experiencia por esas interminables giras por todo el país.

Algo también no le gustaba al gladiador y a Peña de Maligno que lo comenzaron a probar con otros personajes brevemente: Cráter y Santa Esmeralda. En 1995 Peña decide acabar con Maligno y trasladar al aún joven gladiador al lejano Egipto y convertirlo en el cadavérico Karis la Momia.

►Karis la Momia y el gran paso

Ya con la experiencia suficiente, Karis llamó poderosamente la atención, primero marcando un antes y un después de lo que el personaje que ya habían portado varios gladiadores antes podía hacer, convirtiéndose en un gladiador rudo, pero no rígido como los anteriores portadores de las vendas, sino rudo recalcitrante.

Por esa época comenzó a tener una rivalidad con Blue Demon Jr., la cual se originó de rebote por una lesión de Juventud Guerrera. Karis venció al hijo del Manotas en la lucha por el Campeonato Nacional de Peso Crucero en mayo de 1996 en la Arena Naucalpan. Un par de meses después, Karis encabezaría su primera Triplemanía y entraría a una jaula en el Centro de Convenciones de Cd. Madero, Tamaulipas, reforzando a los originales Payasos Diabólicos: Coco Rojo, Coco Azul y Coco Amarillo, para enfrentarse a los Juniors Atómicos (Tinieblas Jr., Blue Demon Jr., Máscara Sagrada Jr., y Halcón Dorado Jr.).

Tras una ardua batalla se quedaron solos en la jaula Karis y Halcón, cuando el vendado parecía dominar, intervino Mascarita Sagrada, sin embargo sólo empeoró las cosas para el Halcón, pues Karis los esposó a ambos haciendo imposible su fuga, quedándose con la derrota y dando a conocer a Antonio Olmos.

►Surge La Parka Jr.

Por esa época comenzaron a surgir los problemas salariales con varias de las estrellas que Peña había promovido en planos estelares: Máscara Sagrada y La Parka encabezaron este movimiento. Previendo los problemas que esto podría traer, Peña comenzó a manejar a otros gladiadores con dichos personajes, agregándole el «junior» para que no hubiera confusión, y a la vez para provocarla si en determinada plaza no se presentaba el original, alegar que el programado era el junior, pero que por error de impresión no se había anunciado así.

Jesús comenzó a portar el uniforme de los huesos que tanto prestigio ya le había dado el hoy LA Park, y aunque en un principio tomó mucho de lo que LA Park le había inyectado al personaje, lo cierto es que poco a poco lo comenzó a diferenciar mucho de lo hecho por el original. 

La Parka Jr. duró algunos años con el mote de Junior, hasta que AAA comenzó a programarlo simplemente como La Parka, comenzando también una eterna pugna sobre los derechos de autor de los personajes, la cual a la fecha aún no es muy clara y sigue dando de que hablar en nuestro país.

►Las entradas de La Parka

Una de las principales diferencias que Jesús le imprimió a La Parka fueron sus entradas al cuadrilátero. Aunque desde el génesis del personaje, Peña había destinado la canción Thriller de Michael Jackson como el tema que acompañaría al huesudo, y LA Park le impuso una alegría especial, no había nada como ver al nuevo La Parka bailar el tema símbolo de la década de los ochentas. La gente, que aunque sabía que no era el original, aceptaba al personaje por su nuevo carisma.

Durante años, Jesús fue muy criticado por medios y algún sector de la afición por no ser el original, y no tener las condiciones luchísticas de su antecesor, sin embargo, por cada queja Jesús recibía una carretada de aplausos de los aficionados que abarrotaban las arenas para verlo luchar. Sus encuentros fueron diferentes a las luchas intensas que a principios de los noventas había tenido el hoy LA Park, eran más ligeros, y llenos de jocosidad, haciendo que por consiguiente una generación que comenzaba a ver lucha libre por esos años quedara tocada de la hilaridad del nuevo huesudo, convirtiéndolo en el ídolo infantil.

Jesús se volvió una vez más en un antes y después, y Peña no dudó en poner todo el peso de la Caravana Estelar en los hombros del hombre que le había sido leal en las buenas, en las malas y en las peores.

Durante el nuevo siglo, La Parka fue el protagonista central de AAA, y sobre él giró mucho de la empresa, al grado de que disputó al menos ocho luchas de apuesta, destapando a Drako (Victor Hugo Flores), Hijo del Espectro (Silver Cat, Antonio Hernández Herrada), Akuma (una versión de Tijuana), Cibernético (Octavio López Arriola), La Bestia (luchador de Reynosa), El Ángel (también una versión de Reynosa), Destroyer II (otro luchador local de Reynosa), y Muerte Cibernética (El Mesías, Ricky Banderas). 

Además durante el presente siglo, La Parka encabezó seis veces la Triplemanía, siendo las luchas contra Cibernético (Triplemanía XII) y Muerte Cibernética (Triplemanía XIV) recordadas como emblemáticas de su carrera, aunque la que definitiva lo pondrá en el umbral de la inmortalidad fue la ocurrida el 6 de junio de 2010, en Triplemanía XVIII, donde ante un atiborrado Palacio de los Deportes enfrentó a LA Park por los derechos del nombre del huesudo. Y aunque el original ganó, el falló fue anulado, dejando a ambos con sus respectivos nombres.

Las Parkas X-Project
Las tres Parkas: LA Park, Súper Parka y La Parka en X-Project

Poco después, X-Project logró lo que parecía imposible y reunió a ambos para una lucha histórica, pues los tres gladiadores que habían portado el nombre de Parka se reunieron: LA Park, La Parka y Súper Parka (Remo Banda) para vencer a los ECW Originales (Tommy Dreamer, Raven y Súper Crazy). 

►Tatuado los colores de AAA

La Parka en las oficinas de SÚPER LUCHAS
La Parka en las oficinas de SÚPER LUCHAS / Foto: José Miguel Alva Marquina.

Tras la muerte de Antonio Peña en 2006, muchos de los luchadores que fueron símbolo en su empresa comenzaron a ser desplazados por nuevos luchadores estelares, algunos repatriados, otros completamente nuevos, ocasionado muchas inquietudes y molestias entre las figuras de finales de los noventas y principios del nuevo siglo. La salida de figuras de la Caravana comenzó a ser evidente cuando Cibérnetico, la figura ruda sobre la que Peña construyó varios de sus conceptos fundamentales abandonó la empresa en 2015. Se sumaron casos como el de Zorro, Charly Manson, Electroshock y el propio Octagón.

Solo La Parka y Chessman mostraron tener los colores de la empresa tatuados en la piel y permanecieron en la Caravana, mostrando una total lealtad al legado de Peña, y a los personajes que éste les había otorgado, generando una división de opiniones al respecto entre aficionados y medios. Como siempre en su carrera, ante los temas complicados, Jesús tomó distancia de las controversias y siguió trabajando para hacer feliz a ese público por el cual se desvivió. 

►Despedida de una leyenda

Aunque nunca vamos a recordar a La Parka como el luchador más dotado en llaves y castigos, su legado tras lo ocurrido en la Arena Coliseo de Monterrey el pasado 20 de octubre, es de verdad inmenso. No sólo tiene que ver con los campeonatos, luchas de apuestas y rivalidades que tuvo dentro de los rings de AAA, sino con lo que provocó en miles de infantes que se apasionaron por la lucha libre debido a su peculiar estilo de ser en dichos ensogados.

Desde las coreografías al ritmo de Michael Jackson hasta las hilarantes ocurrencias para superar sus desventajas físicas y luchísticas ante gladiadores de todas las tallas y capacidades, La Parka fue además uno luchador que nunca despegó los pies del piso, y a pesar de ser el ídolo máximo de la lucha libre nunca dejó a uno sólo de los asistentes a una función sin el deseo de conocerlo o tomarse una foto con él. Siempre dispuesto a atender a las personas con capacidades diferentes o a cualquier infante que le extendiera la mano.

La prensa también lo recordaremos como uno de los luchadores siempre dispuestos a dar una entrevista o a posar para las fotos más ocurrentes posibles. Compañeros cercanos a él siempre lo recordarán cariñosamente como Chuy, y como tal siempre será recordado como el tipo humano y ameno. 

Tuvo el honor de tomar el nombre de una figura ya hecha, y reescribir su historia a su modo y potenciarlo a un nuevo nivel. Parafraseando a Amado Nervo: Fue arquitecto de su propio destino, si extrajo la miel o la hiel de las cosas, fue porque en ellas puso hiel o mieles sabrosas, cuando plantó rosales, siempre cosechó rosas.

Descansa en paz Jesús Alfonso Escobosa Huerta que el huesudo La Parka se quedará siempre con nosotros los que queremos la lucha libre.

Hablamos de