Partamos de la estimación unánime de que no volverá a haber un personaje tan brillante salido de la factoría WWE como The Undertaker. Pero si algún otro puede hacer méritos para recoger su testigo como representante de lo arcano, ese es Bray Wyatt. El problema pasa por la propia complejidad del «Eater of Worlds», que provoca quizás que se esté demorando en exceso su reestreno en los rings con esta nueva versión mostrada en las viñetas de la Firefly Funhouse. O puede que la compañía tenga reservado algo importante para el luchador, como una revancha con Taker en SummerSlam.

revancha
WWE

La semana pasada, Dave Meltzer informó de que en Toronto (ciudad donde se celebrará «la Mayor Fiesta del Verano») se estaba promocionando un duelo entre el «Deadman» y Drew McIntyre para dicho PPV. Y obviando que esos comerciales siempre están sujetos a cambios, por otra parte el estatus actual de McIntyre no invita a tomar en serio tal anuncio.

Y efectivamente, el propio Meltzer actualiza sus informaciones, y bajo el más reciente boletín del Wrestling Observer señala que un Taker vs. McIntyre no es el plan a día de hoy. Por tanto, desestimando de que se trate de una manera de cubrir un presumible adelanto de acontecimientos y realmente WWE tome un camino creativo distinto, un servidor considera que Wyatt contaría con opciones de servir de rival a «The Phenom». Porque, si algo sí queda claro es que el veterano, tras Extreme Rules, volverá a competir el mes que viene en SummerSlam.

WrestleMania 31 supuso el escenario bajo el que muchos esperaban un «cambio de guardia». Sin embargo, Taker venía de perder su legendaria racha el año anterior frente a Brock Lesnar. Y ya saben que a posteriori todavía tuvo bastante que decir sobre el ring. Motivo de que WWE no quisiera rebajar más su estatus… a costa de un talento al alza que verdaderamente sí necesitaba una victoria.

revancha
WWE

Por lo pronto, recientes rumores resurgieron acerca del retorno de Wyatt al ring. Se habló de que llamaría a la puerta de Aleister Black, pero fue Cesaro quien lo hizo. El propio gladiador sugirió que se aliaría con Roman Reigns el pasado lunes, siendo finalmente Cedric Alexander el escogido. Mientras, igualmente mantuvo un intercambio tuitero con Bobby Lashley hace un par de días. Maniobras de distracción quizás para su verdadero objetivo: ¿provocar la derrota de Taker esta noche y buscar así su revancha?

Advertisements
Hablamos de