Billy Gunn y su tirón de orejas a los jóvenes talentos de AEW

Por | |

Quienes lean mis notas de resultados de Dark y Dark: Elevation, así como varios artículos acerca de AEW durante los dos últimos años, sabrán que este autor se muestra muy crítico con la política de fichajes de Tony Khan y su efectismo, al igual que con ciertas contradicciones en las que los Élite han caído desde que pusieron en marcha esta alternativa a WWE

Pero si algo hay que elogiar de AEW, más allá de la gran calidad de sus combates o rivalidades bien construidas, es la mixtura de veteranos y luchadores noveles que se plasma sobre las pantallas. Recordemos la historia que llevó a Jon Moxley a coronarse máximo monarca, destronando a Chris Jericho. También Sting, cuya labor pasa por convertir a Darby Allin en una estrella, y se diría que por ahora lo consigue. O CM Punk, en su caso elevador de MJF, ante el que encajó su primera derrota en AEW el pasado día 2. Obviando la labor de otras figuras no competitivas: Tully Blanchard, Jake Roberts, Vickie Guerrero… 

© AEW

 

► Billy Gunn vs. “flips & flops”

Aunque tras bambalinas, parece que esa asesoría de la vieja guardia no es tan efectiva, y con unas declaraciones que recuerdan a aquellas de Jim Ross en 2020, Billy Gunn expone ante los micrófonos de Busted Open Radio que la nueva ola debe apelar más a la psicología en sus combates. Según el hoy entrenador, un exceso de florituras de falsaria satisfacción. 

«Creo que podrían hacer un mejor trabajo en cuanto a sacar partido de los veteranos. Sinceramente, es una de esas cosas, tenemos algunos… Arn [Anderson], Dean [Malenko], Tully [Blanchard], Jerry [Lynn]. Algunas de las mentes más talentosas de la industria y pienso que no sacan el máximo partido de ellas. Creo que tienen que sacar mayor provecho. A veces pienso que están en su mundo. Y no digo que crean que lo saben todo, pero de alguna manera no quieren que alguien les diga algo distinto que se salga de su plan. Creo que hace falta más y no sacan todo el provecho de lo que tienen frente a ellos. 

«Deben desechar la mitad de cosas que hacen. Para mí, es lo más importante. Hay un momento y lugar para sacar todo lo que tienes, pero piensan que son jóvenes y no se dan cuenta que sus cuerpos no van a poder aguantar, así que literalmente salen ahí fuera… No es que no trabajen duro, es que creen que si no hacen todos sus movimientos, no están trabajando duro […] Son movimientos tras movimientos, volteretas y zambullidas una tras otra, y no estructuran los combates como uno lo haría. ‘Hey, quiero hacer esta zambullida pero voy a hacer cuatro antes, y quiero que la gente reaccione a esta’. No van a reaccionar […]

«No dejan que la gente se involucre emocionalmente en ellos y se empape de sus personalidades porque todo es ‘venga, venga, venga’. Lo más complicado de enseñar es ‘no hagas nada, saca lo mejor de ello y véndelo de manera adecuada’. Sólo es ‘venga, venga, venga’ y la gente no tiene tiempo de asimilarlo. Creen que si la gente hace ruido es que son populares. ¿Escucháis a la gente? No os conocen, sólo reaccionan a los movimientos porque ellos no pueden hacerlos […]» 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado.