Que Sasha Banks participara  el pasado mayo en filmaciones relacionadas con WWE 2K20 evidenciaba lo que más pronto o más tarde sucedería: su regreso a las pantallas. Y este se dio de gran manera, cabe decir. Porque no hizo falta que tuviera lugar durante SummerSlam para robarse las miradas. La compañía esperó al lunes para traer de vuelta a «The Boss», quien se mostró como antaño, atacando tanto a Natalya como a Becky Lynch. Aunque tan imbuida en su éxtasis rudo que endosó un sillazo directo a la coronilla de «The Man». Y las especulaciones acerca de una posible conmoción están a la orden del día.

Un error de Banks que inevitablemente provocó comentarios de esta índole.

«Aquí va otra vez Sasha la destructora. Primero Paige y ahora probablemente Becky»

«No hay manera de que no haya sufrido una conmoción»

«La última vez que tuvo una conmoción se recuperó, así que todo bien»

Lynch conmoción
WWE

Sasha y los fantasmas de Paige


Los seguidores no olvidan que un golpe de Banks condujo al retiro definitivo de la ahora mánager de The Kabuki Warriors. Pese a que la propia Paige defendiera a su compañera, aclarando que simplemente su cuello no daba para más. Y precisamente todo coincide con la noticia de que la británica deberá pasar una vez más por quirófano a causa de nuevos problemas en su particular talón de Aquiles. Por lo que las críticas hacia Banks van para largo.

Sin embargo, de momento no hay noticias de una conmoción, cuando Lynch posteó esa misma secuencia del sillazo en sus redes sociales. Algo que también hizo el pasado noviembre, tras un derechazo de Nia Jax que la consolidó como la mayor consentida del Universo WWE, a cambio de aquella vez sí, una conmoción que le impidió competir en Survivor Series. Veremos si ahora nos encontramos ante el mismo impedimento de cara a Clash of Champions, donde Lynch deberá poner en juego su Campeonato Femenil Raw.

Advertisements

Hablamos de