Poco después de la salida de CM Punk, WWE tenía que celebrar Raw en Chicago de cara a WrestleMania XXX. La empresa sabía que el ambiente iba a estar muy caldeado pues si los fans estaban mayoritariamente molestos con la salida del luchador todavía más lo estaban en su ciudad natal. Debido a esto, esperaban que los aficionados presentes en la arena para dicho show no pararan de cantar el nombre del ex Campeón WWE durante todo el programa, lo que haría muy complicado que este funcionara correctamente.

Embed from Getty Images

Pero Paul Heyman tenía un plan. El abogado de Brock Lesnar tenía que continuar promoviendo la lucha de su cliente con The Undertaker en el magno evento. No obstante, conocedor de la situación respecto a Punk, tenía un plan para aplacar los ánimos del público al comienzo del show para que estuvieran tranquilos en las siguientes horas. Lo que hizo fue dejar que todos cantaran «¡CM Punk! ¡CM Punk! ¡CM Punk!» al comienzo mientras él aguantaba los cánticos. Esto es lo que contó a Inside the Ropes:

«Vince (McMahon) no sabía que había un movimiento para ‘secuestrar’ Raw por parte de los fans. Todo estaba preparado para una promo conmigo y Brock. 90 minutos antes del show fui a hablar con Vince y le dije: ‘¿Sabes a qué nos enfrentamos?’. Llevábamos semanas preparando WrestleMania pero le mostré en mi móvil a lo que nos íbamos a enfrentar en el show. Los fans estaban decididos a estropear el programa cantando el nombre de CM Punk durante tres horas. Y yo estaba decidido a solucionar eso».

Heyman cuenta que diría que «desearía que CM Punk estuviera allí» y luego culparía al Undertaker de que eso no sucediera. Pidió a McMahon que confiara en él para calmar a los fans durante 15 minutos para después poder continuar con el show. Finalmente todo fue bien y lo sucedido incluso ayudó al combate en el PPV más importante del año.

Advertisements
Hablamos de