Hoy, el Wrestling Observer ha revelado la fecha de estreno de NXT en USA Network: 18 de septiembre. Un debut de la marca dorada en la tradicional cadena de Monday Night Raw que a todas luces parece una estrategia presurosa a fin de evitar que el show televisivo de AEW arranque a lo grande en TNT el 2 de octubre, pues también ocupará la franja de los miércoles noche (8-10pm en horario del este en EEUU). Y los Élite, ante la guerra ya prácticamente confirmada que se avecina, responden al movimiento.

«No estamos asustados».

Pero, ¿debería AEW preocuparse?

A bote pronto, diríamos que no. Esta novel compañía parece preparada para la batalla, y por ahora, los resultados de taquilla de sus primeros shows semanales acompañan. Así, sacarán a la venta el viernes los boletos para los episodios cuarto y quinto.

«¡¡Fans de AEW en Pittsburgh y Charleston, West Virginia, serán los invitados de honor a AEW en TNT!!
«Miércoles 23 de octubre en Pittsburgh desde el Petersen Events Center
«Miércoles 30 de octubre en Charleston, West Virginia, desde el Charleston Coliseum
«Los boletos para ambos eventos saldrán a la venta ESTE viernes 23 de agosto al mediodía, hora del este»

Interesante que AEW ya tenga anunciados incluso combates para su segundo programa televisivo. Cuando su inicio en TNT se dará dos semanas después que el de NXT en USA Network. Es de suponer que esta noche, el Imperio McMahon lance algún anzuelo importante de cara a esas dos semanas iniciales de andadura televisiva de su territorio de desarrollo, porque de lo contrario, la «premiere» de AEW seguramente les pase por encima en cuanto a ratings. Les recuerdo el menú del primer Wednesday Night Dynamite.

Combate para coronar a la primera Campeona Mundial AEW
Cody vs. Sammy Guevara
The Elite vs. Chris Jericho y dos misteriosos compañeros
Aparición de Jon Moxley

No sabemos qué preparará WWE para esa misma noche, aunque malas sensaciones arroja la previsión de que Vince McMahon estará al frente de NXT. Tal vez una noticia negativa para los seguidores de Adam Cole y Cía, pero el mandamás parece tener una estrategia trazada: no competir en los mismo términos con AEW. Es decir, reconducir NXT para potenciar su faceta de «sport entertainment», a fin de que los espectadores de USA Network habituados a Raw disfruten de una marca que a día de hoy, es todo lo contrario (para bien) al todavía buque insignia de WWE. Una tarea complicada, eso sí.

AEW

Por otra parte, la verdadera presión será para el gigante estadounidense, firmando un nuevo contrato con la plataforma televisiva más grande de EEUU, quien seguro exigirá notables resultados de audiencia, al igual que sucederá con FOX y SmackDown Live. Mientras, la gran ventaja para AEW pasa por tener como casa a una cadena que seguramente quede contentada con unos ratings no tan ambiciosos, considerando que la empresa de Tony Khan no deja de ser una recién llegada.

Advertisements
Hablamos de