Por Migrejok

Y sigue la mata dando con esto de las Luchas VIP. Entre gritos y arañazos, cada quien defiende su punto de vista, y eso es demasiado bueno para el deporte. Sé de antemano que el señor Madero, quien hace las luchas VIP acá, en Monterrey, ama a la lucha libre tanto como usted y como yo, y eso es aplaudible, pero también hay que ponerse a pensar en la gente y en el bolsillo propio.
Seguí la luz y encontré una lucha a la que puedo llamar tranquilamente para gente VIP, para gente tan importante por el simple hecho de serlo. Me refiero a la familia… Y la arena, son dos parques: el Pipo y el Tolteca.
Verá usted, por 8 pesitos usted entra tranquilamente –por dar un ejemplo— al Parque Pipo. Pipo fue un payasito muy famoso en el norte de la República Mexicana, y para que lo conozcan un poco, en la columna navideña de su servidor, dije que un grande acuñó la frase de «Es más fácil perdonar que pedir perdón». Pues esa persona fue él, José Marroquín «Pipo», y por ello le hicieron el parque en homenaje. El caso es que usted puede entrar al parque a la hora que quiera. Hay juegos para los chiquitines, bancas entre el bosque para los medianines y comida muy sabrosa y barata para los grandecines. Puede pasear por el parque, tomarse fotos; incluso hay asadores para que usted conviva con su familia, con los verdaderos VIPs, y haga carne asada. Después puede ir al museo que hay en el parque para rematar con una sensacional velada de lucha libre en primera, segunda o la fila que usted elija: Como llegue, arrastre su sillita y prepárese para tres emocionantes luchas, todo por 8 pesos.
¿Así o más VIP?
Yo no critico a la gente que va a la Lucha VIP. Hay uno que otro que apenas lee mis columnas, va y corre a la tiendita de la esquina, abre la bolsa de galletas de animalito, y comienza a cortar sus venas. Para todo hay público. Eso sí, y a fin de cuentas, cada quien paga lo que quiere o lo que puede. Si hay alguien que quiere pagar 350 pesos en el lugar mas barato de lo VIP, pues ¡que lo pague!, faltaba más, pero si hay alguien que prefiere pagar 40 por ver lo mismo en otro lado, pues ¡que lo pague! Total, como dice Brozo: «Ã‚¡Hijos de su repipín chamaco, cada quien hace de su dinero lo que guste!». Hablando un poquito más en serio y sin salir del tema, ha sido muy grata la respuesta de los aficionados ante este tema, que sinceramente muy pocos han querido tocar. A veces la prensa piensa que se tiene que hablar bien de todo y de todos, porque si no, nos ganamos el veto, pero también hay que pensar que las críticas (buenas y malas, las malintencionadas no cuentan) sirven, ¡y bastante! Claro, para el que las toma con objetividad y no con ojetividad.
Pasando a otros temas, qué orgullo ver al Crazy Loco Súper Paco triunfando en la WWE. Qué orgullo de saberlo mexicano. Qué lástima que las pocas veces que uno se siente honrado de su país es con el deporte, pero que bueno que es el Súper Crazy el que por ahora está poniendo el nombre de México en alto. Y a la vez, qué lástima que cuando llegó a hacer una campaña en México, lo ponían en segundas luchas. ¿Qué pachó? Ojalá que lo de Místico se logre y pueda llegar a la WWE, pese a que son obvias las trabas para con los luchadores cuando tienen invitaciones a extranjía. Y si acaso Místico llega a partir a los Unites, sería bueno que, por una vez en la vida, los empresarios mexicanos acepten que Místico es bueno, y que le desean mucha suerte, y no se saque de la manga una historia conmovedora donde expliquen el sudor y las lágrimas que ellos mismos derramaron, y que el malagradecido emigró. Me recuerda cuando una linda canadiense fue a Japón, con contactos de acá, y la empresa se paró el cuello con un «Ã‚¡Lo logramos! ¡Sí se pudo!»…
Me despido amigos con tres menciones de última hora, una petición para el compañero Sergio Cordero: Si puede, vaya también a cubrir la lucha de la OLX para que los lectores de esta revista se den un quemón con la gente de ahí. Además, una felicitación y un abrazo a mi amigo Rey Luisterio, nativo de la capital de la tuna y el nopal, o sea San Luis. que este 28 de febrero está cumpliendo años. Y otros saludos a Luis Hernández, usuario del foro azul. Te agradezco tus comentarios aunque sean adversos a mis opiniones, pero como dijo George Orwel, «La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír», y que mejor que aceptar la diversidad y discutir siempre con respeto. Gracias por sus correos a [email protected] y los invito a que se den la vuelta, se mareen, y luego prendan su computadora y vean el fotolog www.fotolog.com/migrejok. Gracias a todos y por supuesto, nos podemos ir en paz, esta columna, por hoy, ¡Â¡Ã‚¡ha terminado!!! (uda uda)

Advertisements
Hablamos de