Esta lucha fue considerada por Súper Luchas, la mejor lucha de todo el 2003.

Esta es la cronica de Ernesto Ocampo:

Lo que parecía inmejorable fue superado. Los Havana Brothers (Rocky Romero, Pinoy Boy y Bobby Quance) tuvieron su match de despedida ante Ricky Marvin, Volador Jr. y Virus, en lo que fue un poema de emociones. Los estilos que dominan estos seis jóvenes, llámese lucha científica, aérea, de poder, de ataques contundentes, fueron explotados al máximo en la mejor lucha de la función. Primera caída para los Havana Bros., cuando Bobby Quance ejecuta una plancha de estrella fugaz sobre Marvin mientras Romero atrapa a Virus con una palanca cruzada desde la tercera cuerda… Marcador empatado cuando Marvin se arroja en plancha de tornillo a Pinoy Boy, quien yacía víctima de una desnucadora de Virus… Los siguiente fue algo poco visto: Marvin y Volador capturaron a Rocky Romero en la tercera cuerda, y entre ambos se lo llevaron en un increíble Spanish Fly que contundentemente lo dejó fuera de la jugada… El ritmo no de detuvo en el tercer episodio, y los Havanas parecían conseguir la victoria cuando Quance y Pinoy se lanzaron en planchas de 450 grados de manera simultánea sobre Volador y Virus, pero no fue suficiente. Cada vez eran menos espaciados los intentos de toque de espalda, pero siempre había quien salvara su compañero, hasta que Virus consiguió ponerle a Romero una tabla marina con cruceta, mientras Quance y Pinoy Boy eran detenidos abajo del ring. El público estalló en una ovación no para los mexicanos, sino para la lucha en sí. Los gladiadores fueron premiados con dinero. Billetes de 100, de 200 pesos invadieron la lona. Una lucha como pocas.

Colaboración de: hijo del undertaker

Advertisements
Hablamos de