Ayer nos hicimos eco de un hecho insólito que salta a la vista respecto a SummerSlam 2019. Por tercera vez en 31 años de historia, WWE no programa una sola lucha de duplas para una edición de este PPV. Decisión creativa que esperemos no sea criticada a posteriori, aunque siempre se agradece un cartel más reducido que de costumbre. Pero alguien a quien tal vez sí echen de menos los aficionados es The Undertaker, por cuarto año consecutivo ausente de la gran cita estival, parece que ya reservándose en exclusiva para Arabia Saudita.

Sin embargo, durante mucho tiempo SummerSlam fue una de los eventos predilectos del veterano, sólo por detrás de WrestleMania, y así lo demuestra la siguiente lista, en la que recojo 5 combates memorables por diversos motivos en la historia de «la Mayor Fiesta del Verano».

(Tal vez echen de menos el soberbio «Hell in a Cell» con Edge en 2008. Evito mencionar los combates ya comentados en anteriores listas)

vs. The Undertaker (1994)

WWE

Uno de los primeros grandes rivales de «The Phenom» en SummerSlam fue una versión de baratillo de sí mismo. Durante su ausencia por lesión tras Royal Rumble, otro Undertaker (casi) idéntico a él empezó a aparecer en televisión, con Ted DiBiase de mánager, quien clamaba que ese era el verdadero «Deadman». No obstante, el auténtico regresó para dejar claro que Undertaker sólo hay uno. Historia que incluso contó con la peculiar investigación de Leslie Nielsen y que cerró la noche, por delante del «Steel Cage» entre Bret y Owen Hart. Lucha en sí poco brillante, pero que consolidó a Taker como el personaje más atractivo del Imperio McMahon.

vs. Mankind, «Boiler Room Brawl» (1996)

WWE

Tipo de combate que difícil será que volvamos a ver algún día dentro de la coyuntura PG. No porque los recintos ya no tengan cuarto de calderas, claro, sino por la implícita violencia del concepto, pues los contendientes dispusieron de un buen número de armas para lograr el supuesto objetivo: escapar del susodicho «Boiler Room». No obstante, estos llegaron hasta el mismo ring de la Quickens Loan Arena, donde Paul Bearer traicionó a Taker, propiciando la victoria de Mankind. Un «shock» para los seguidores, pero que sólo marcaría el inicio de unas hostilidades ya legendarias. La «Attitude» ya era una realidad, pese a que oficialmente no se hablara aún de ella.

vs. Bret Hart por el Campeonato WWF, con Shawn Michaels de árbitro especial (1997)

WWE

Año decisivo para Taker, pues meses atrás había conquistado por segunda vez el Campeonato WWF durante WrestleMania 13, instalándose definitivamente en los puestos estelares. Y ahora tenía que hacer frente a un rival sin parangón: «The Hitman». Que como rudo antiamericano, no dudó en emplear una silla (por segunda vez) en los compases finales del duelo. Sin embargo, HBK se la arrebató a Hart, ante lo que este respondió con un escupitajo, provocando la ira del insólito árbitro, quien golpeó por error al campeón. Silletazo que permitió al canadiense llevarse la victoria. Como sabrán, por supuesto, la venganza de Undertaker fue dulce, dentro de una Celda Infernal. Pero eso ya es otra historia.

vs. Stone Cold por el Campeonato WWF (1998)

WWE

Continuaba el gran momento de protagonismo de Undertaker, esta vez, enfrentando a la mayor estrella del momento. Según Austin, la primera vez que fue noqueado en un ring, y nada más y nada menos que bajo los focos del Madison Square Garden. Un combate con el que el propio «Texas Rattlesnake» quedó descontento, pues a su juicio, no consiguieron cautivar al exigente público neoyorquino. Unas afirmaciones que contrastan con los números cosechados por el show: edición de SummerSlam con más compras de PPV hasta el momento. Sin duda, Taker y Austin han disputado mejores duelos, pero aquí, pese a las consideraciones de Austin, estuvieron a la altura de la cita.

vs. Brock Lesnar (2015)

WWE

La última aparición de Undertaker en SummerSlam hasta el momento, que sirvió como revancha de su combate con Lesnar en WrestleMania XXX. Y en todos los aspectos, lo superó. Gracias, en buena parte, a la buena forma física del «Hombre Muerto» en comparación a aquel fin de su racha de victorias. Un 2015 que, tras su adopción de un calendario a tiempo parcial en 2010, supone el año con más implicaciones de la leyenda hasta el momento. Y el último realmente en el que Taker brilló al nivel de antaño, pues brindó dos meses después un excelente «Hell in a Cell» junto a Lesnar, superior a su primer encuentro en 2002. Todo, pese a un final que dejó fríos a muchos seguidores, pero que posibilitó la excusa para dicha batalla final.

Advertisements

Hablamos de