Por Gladys Trujillo

El combate del filipino contra el japonés se perfilaba como una pelea muy explosiva debido a que, en las últimas dos peleas, Donaire había quedado a deber, pues sus rivales no lo exigieron lo suficiente como para mostrar una cátedra de boxeo a la que está acostumbrado a dar. Sin embargo, Nishioka representaba un rival duro, zurdo, con buena pegada y serio aspirante a destronar al “Flash” de su título súper gallo.

El inicio de la pelea fue parejo en el siguiente sentido: ningún peleador soltaba las manos. Era Nonito quien propuso en inicio, soltaba pocos pero sólidos y rápidos golpes, pero Toshiaki estaba bien parado y con la guardia zurda bien cerrada. Además, parecía que Donaire huía de la zurda del nipón, porque estaba demasiado cauteloso.

Desde el primer round hasta el cuarto, la historia fue la misma. Donaire no encontraba la forma de abrir la guardia de Nishioka. Incluso, intentó cambiar a guardia zurda, pero tampoco le resulto, el japonés no cedía. Aun así, el filipino era quien conseguía impactar esporádicamente el cuerpo de su rival.

En el quinto episodio la fortaleza de Nishioka disminuyó, lo que contribuyó a que “Flash” acertara una mayor cantidad de golpes para poner la tarjetas de los jueces a su favor.

En el sexto episodio comenzó la debacle del nipón. Nonito mandó al suelo a Nishioka luego de un upper que le acomodó en el centro del rostro. Por fin encontró la fórmula. Sin embargo, la caída lejos de desconcentrarlo, lo hizo reaccionar para soltar unos cuantos golpes de zurda que dejaron inmóvil al campeón. Pero sólo en este round.

Séptimo y octavo round resultaron igual que la mayor parte de la pelea. Un Nonito propositivo y un Nishioka encerrado en un guardia,  con dos golpes de zurda que desequilibraron al filipino por unos segundos.

El noveno episodio fue el decisivo.

Nishioka no aguantó por más tiempo los embates del filipino. Toshiaki cayó de nuevo en la lona, pero quedó desubicado, caminó unos pasos para volverse hacia el réferi y decirle que estaba bien. Y cuando estaban a punto de reanudar la pelea, la esquina de Nishioka tiró la toalla para terminar la pelea.

Esta fue la defensa más significativa que ha tenido en las últimas tres ocasiones que ha puesto el título en la línea.

Otra particularidad de este combate fue una declaración previa hecha por Toshiaki Nishioka. Mencionó que de perder ante Donaire, se retiraría del boxeo. Si lo cumple, se habrá perdido un significativo exponente de este deporte.

También, fue anunciada la siguiente pelea del Donaire. Será el 12 de diciembre, en la ciudad de México contra Jorge Arce. Al parecer se llegó al acuerdo que no habían logrado en el pasado y se verá cumplido el sueño de Arce.

 

About these ads

Desde la web

. .