Sting en su look "Great American Bash", el luchador más popular de los Estados Unidos a finales de los 80s

Sting en su look “Great American Bash”, el luchador más popular de los Estados Unidos a finales de los 80s

“Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro, y tomar entre las naciones de la Tierra el puesto separado e igual al que las leyes de la naturaleza y del Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.”

La Declaración unánime de los trece Estados Unidos de América. En CONGRESO, 4 de julio de 1776.

Para 1776, en la región norte de las tierras americanas se libraba una feroz batalla que ponía en entre dicho el nacimiento y destino de una nueva nación. Las valientes tropas lideradas por Comandante en Jefe del Ejército Continental, George Washington, abatían sin demora a los ejércitos de su antigua metrópoli. Un par de años más tarde, la poderosa Gran Bretaña reconocería la independencia de los Estados Unidos. Y sería entonces, cuando daría comienzo la gran fiesta americana.

Doscientos veintidós años después, hacia 1998, por primera vez en la historia la afamada promotora National Wrestling Alliance de Jim Crockett Promotions, llamo a celebrar en los primeros días del mes de julio el tan popular Independence Day con un nuevo evento, una producción enteramente dedicada pro-wrestling a al que denominaría The Great American Bash. El evento poco a poco adquirió tintes de una verdadera tradición que convocaba a celebrarse puntalmente y si falta año tras año. Como culto, fue heredado a la polémica WCW, y en 2OO4 a la WWE, y cada  una de las dos firmas le impregno su propio estilo, con sus propios luchadores, como lo hace un artista con sus obras. Convirtiendo finalmente este show en todo un hito del deporte espectáculo.

Behind the Scenes at the Bash, era dorada de WCW

Behind the Scenes at the Bash, era dorada de WCW

Hoy, en 2O12, en wwe.com se abrigan viejos, pero gratos recuerdos de aquellas batallas cuyo origen se entraña en la algarabía surgida del deseo por celebrar la fiesta de independencia americana. Y es sorprendente, que junto a un encabezado que pregona la leyenda, “The History of the Grat American Bash”, aparece la foto de un personaje de antaño, un hombre vestido a la vieja usanza americana, con la cara pintada en matices rojos, blancos y azules, de agresiva mirada y de pelo rubio. Su nombre es Sting.

Y su nombre evidentemente arroja un sinónimo de grandes combates. Y de la misma forma en que es muy probable que todos recordemos WrestleMania por las asombrosas batallas de Shawn Michaels y evoquemos Summer Slam por las pomposas luchas de la joven proeza canadiense, Owen Hart; The Great American Bash, es sin duda memorable gracias a la imperiosa personalidad de The Crow. Y es que a quien no le viene a la mente ese viejo duelo de Sting en contra Ric Flair batallando por el NWA World Heavyweight Championship en el The Great American Bash  de 199O, y en 1992 colisionando ante el monstruoso Big Van Vader por el WCW World Heavyweight Championship. O ese Sting y The Giant, los dos gigantes,  disputándose el control de los WCW Tag Team Championships. El célebre duelo de Rick Steiner en contra de The Crow en un Falls Count Anywhere Match, que dirigió la atónita mirada de toda la multitud hasta tras bambalinas para no perder la acción, un duelo sellado con la firma del estilo WCW. Y ese recuerdo, sumado a una de las batallas más vitoreadas de la violenta época donde reinaba el caos; en el año 2OOO, Vampiro y  Sting enfrentándose en un Human Torch match, que pasaría a la historia con la imagen de The Stinger envuelto completamente en llamas tirándose al vacío desde la parte más alta de la escenografía; todo lo anterior junto a una cantidad de triunfos incuantificables y una personalidad única, forjaron en la humanidad de este hombre un personaje que, como bien apunta wwe.com, “a pesar de que nunca ha competido en un ring de la WWE, a más de una década desde la desaparición de la WCW.. Sigue siendo uno de los competidores más populares y respetados de todos los tiempos”.

The Great American Bash 1990

The Great American Bash 1990

“TNA le abrió sus puertas tras la desaparición de WCW. Ahí ha sido cuatro veces Campeón Mundial TNA y una vez Campeón Mundial NWA/TNA,  ha  formado parte del exitoso grupo The Main Event Mafia y rivalizado con luchadores contemporáneos suyos, así como talentos  jóvenes”. O al menos así se afirma en la redacción de En Héroes Inmortales, el hombre que ellos llaman: STING de luchalibreaaa.com. Pero hay quien dice que ni la eternidad dura para siempre. Y entonces, ¿por qué habría de hacerlo la fama de un personaje tan veterano, que acumula casi tres décadas sobre el encordado? Muy sencillo. impactwrestling.com explica que “En el mundo del professional wrestling existen las estrellas de la actualidad, y a continuación existen las leyendas que superan el tiempo. El hombre llamado Sting entra en ambas categorías, y a su vez sólo puede ser llamado “The Icon”.

 La frialdad que turba su maniática personalidad resulta un halago en sí mismo, sobre todo a raíz de de sus grandes triunfos. Siempre ha logrado transmitir una imagen lúgubre, misteriosa y de gran vigor, además no sería tan descabellado pensar que desde su debut en TNA en el año 2OO3, más de unos cuantos de sus seguidores vean en él la figura de un redentor obligado a llevar a cuestas el rostro principal de la Total Nonstop Action Wrestling. Digo, ser el luchador, aún activo y en roles estelares, merecedor de la primea inducción al TNA Hall Of Fame, es una condecoración que salvaguarda un tremendo compromiso de ética y moral. Honor que le fue dado recientemente; el 10 de junio de este año en el Slammiversary X, celebrado desde Arlington, Texas. Y cuando la noticia fue inmediatamente publicada por SúperLuchas.net, ‘¡”The Icon” Sting es el Primer Inducido al TNA Hall of Fame! – #Slammiverary – #ThankYouSting’ un desbordado número de bien merecidas felicitaciones hacia Sting, de parte de usuarios de todo el mundo hispanoparlante,  invadieron los comentarios para manifestar sus congratulaciones. Sin embargo, de entre todos ellos salta a la vista una extraña y ambiciosa idea, y aunque es de ruda elocuencia no deja de ser coherente ante la situación. Con gran parte de la filmoteca del pro-wrestling americano y una poderosa porción de los derechos legales de la occisa WCW en poder del emporio de la familia McMahon, la compañía de Connecticut había apostado por dejar de lado esa extraña pero evidente política que por años intento negar un pasado glorioso y en contra parte, a últimas fechas se dedico a exponer vía internet,  fotografías y videos de los años mozos de muchos luchadores, especialmente de figuras de los 9O’s, entre ellos de The Stinger. Situación que hizo pensar a más de uno que se avecinaba su inducción al WWE Hall of Fame. -Una premisa que en 2O11 cobro mucha fuerza y que incluso acaparo un artículo publicado por The Sun.- Pero al recibir primero dicho honor de parte de TNA, se creyó, se había concebido sorpresivamente, porque ni el propio Steve Borden lo sabía, la firma de una exclusividad ética con la compañía que tiene sede en Orlando.

Sting, previo a enfrentar a The Great Muta

Sting, previo a enfrentar a The Great Muta

Pero es evidente que no sólo de buena voluntad vive el hombre. Sino también de pan. Y es necesario decirlo. En una entrevista para la radio Big Poppa in the Morning, Steve Borden, el hombre a quien con la cara maquillada en un intrínseco diseño, gustamos de llamar Sting, confesó que estuvo muy cerca de firmar con la WWE en el 2O11. Y como si eso fuera poco revelador, también mencionó que ha tenido alrededor de 4 conversaciones para firmar con la WWE en el pasado, pero por supuesto ninguna de ellas ha dado frutos. Al cabo, no lo hizo. Y como dicen por ahí, el fin justifica los medios.

Y aunque en la ilusión de miles de aficionados alrededor del mundo e incluso en los pensamientos  más retorcidos y sin sentido del propio Sting, permanece vivo el apetito de algún día enfrentar a The Undertaker, tal parece, que como he dicho antes, el deseo intrínseco de ver esta batalla es directamente proposicional a la dificultad de concebir tan afanoso proyecto, complicado incluso para la propia magia de WrestleMania; por qué pensar en su concepción, es pensar en Sting en WWE. Una quimera, que desde hace décadas contrapone los más bajos deseos y ambiciones personales de este hombre contra la ética profesional y una arraigada exhalación moral de su “fría” persona.

Y es verdad que desde un pensamiento un poco más emotivo, sea cual fuere la situación que la ha impedido firmar un contrato con WWE en la antigüedad, esta anécdota en especial, se ha convertido en un sinónimo de libertad. Es, en otras palabras, la historia de un hombre para quien el curso de los acontecimientos meramente humanos hizo necesario disolver los vínculos que lo hubiesen ligado a la subordinación ante otros hombres. Tomando con gran dignidad el puesto sobre los cuadriláteros, a la altura que las leyes de la naturaleza y que el Dios de esa naturaleza le dan derecho. Y a quien con justo respeto, se le aprueban y admiran las causas que lo impulsan hacia su propia independencia. Sting, es un sinónimo de la tan aplaudida libertad americana, que incluso la propia WWE reconoce.

La rivalidad Sting vs Vampiro en The Great American Bash

La rivalidad Sting vs Vampiro en The Great American Bash

Descabellado o no, potencialmente creíble o simplemente inadmisible. La opinión pública es la encargada de albergar una profunda irresolución. Lo único cierto aquí, es que Sting a través de los grandes eventos que se han encargado de exaltar la libertad, honor y justicia americana ha logrado, gústenos o no, forjar una de las personalidades más notables del pro-wrestling moderno. Un hombre, que ya sea por propia convicción o por ética profesional, jamás ha vendido a su alma a WWE. Por lo pronto solo queda seguir su carrera profesional, esperando algún día, quizá no tan lejano, una nueva gran sorpresa.

Finalmente les dejo el siguiente mensaje, utilizado por Sting en Clash of the Champions de 1997:“Cuando el corazón de un hombre esta tan lleno de engaño que se quema, muere, y una oscura sombra cae sobre su alma. De las cenizas de quien una vez fue un gran hombre se eleva una maldición. Un mal que debe ser vengado. Miramos al cielo en busca de un vindicador. Alguien que aterrorice los oscuros corazones de los hombres que lo crearon. La batalla entre el bien y el mal ha comenzado. Contra un ejército de sombras llega un guerrero oscuro, El “Predominador del Bien” Con la voz del silencio, y la misión de justicia. El es Sting”

 

Aprovecho la ocasión para mandar un cordial saludo a todos los que hacen posible esta revista. Gracias por su tiempo. Hasta pronto. …

 

About these ads

Desde la web

. .