Christian presenta a su mejor amigo Edge al WWE Hall of Fame Class 2012 (31.3.12) / Facebook.com/WWE

Christian presenta a su mejor amigo Edge al WWE Hall of Fame Class 2012 (31.3.12) / Facebook.com/WWE

“TNA Impact Wrestling  anunció el inicio del  “TNA Hall of Fame” con la primera inducción que se anunciara  en la celebración anual  de ‘Slammiversary’ 10 º Aniversario  en Arlington, Texas”

Así lo afirmó www.impactwrestling.com, el sitio oficial en internet de la compañía. Los pronósticos de los lectores de Superluchas.net no se hicieron esperar, y una encuesta elaborada para ver quien merecía la distinción de ser el primer miembro del Salón de la Fama de Total Nonstop Action Wrestling, acaloró los comentarios respecto al tema, muchos apuestan por Jerry Jarret, algunos más se atreven a pensar incluso en el nombre Dixie Carter y otros tantos, pese a su aún joven figura, dan su voto a Jeff Jarret. Y pospuesto los nombres de Sting y A.J. Styles  no podían faltar. Pero lo que se gano ser tema de discusión fue la idea de que el primer miembro fuera  William Jason Reso, mejor conocido como Christian o Christian Cage.

WWE permitió la presentación de Christian en Slammiversary, ahora los dos chicos canadienses han sido inducidos a diferentes salones de la fama el mismo año, acudió a mi memoria una vieja historia, quizá ya un poco añeja y hasta caduca, pero digan de ser contada,  un elocuente relato que narra la historia de un chico canadiense que llega a los Estados Unidos de América para triunfar en los circuitos del Pro-Wrestling, años más tarde, este muchacho recibe la distinción como miembro del Salón de la Fama de una de las compañías más grandes del globo, su nombre, es Edge.

La historia de Edge, amigo personal de Christian, no es sólo un manual de cómo hacer los sueños realidad para convertirte en una estrella de clase mundial. Es una historia capaz de provocar sentimientos ambivalentes y exaltar las reminiscencias del pasado, capaz de forjar la historia que prueba la apoteótica conspiración que rodea a un Hall Of Fame. Sinónimo de júbilo y grandeza, sea cual sea la compañía, el Salón de la Fama habla nada más y nada menos que de una gran historia, y es precisamente eso lo que nos invita a recordar estas anécdotas, de cómo inicio la vida en la Lucha Libre de Edge, -y no hablo desde luego de la historia que se comienza a escribir sobre un ring, no es esta la clase de historia que queda inmortalizada en las revistas o en la mente de los seguidores del wrestling, yo más bien me refiero a ese pasaje que yace atrás de la quietud que tiñe toda esta leyenda, esa historia que se hinca en el corazón y memoria de los aficionados, y sobre todo de Edge, esa historia que provoca éxtasis- así que echemos mano de nuestra memoria y acudamos por un momento al pasado, bajo el singular argumento que propone que a nadie perjudica dedicar unas cuantas líneas a la historia.

“Mucho antes de que él fuera Campeón del Mundo en 11 ocasiones, antes de que conmocionara al mundo como The Rated-R Superstar, antes de que superara los límites del Tables, Ladders and Chairs Match, Adam Copeland era sólo un niño con los ojos puestos sobre el SkyDome de Toronto, animando a Hulk Hogan en su batalla contra The Ultimate Warrior en WrestleMania VI”, señala Ryan Murphy para wwe.com en el artículo titulado Living on the Edge: The Career of Adam Copeland. Y es que durante los primeros días del la calurosa primavera de 1990 las tierras canadienses se centraban en el centro de una apoteótica conspiración; hacia ya seis años que los fanáticos canadienses de la World Wrestling Federation esparaván ansiosamente la llegada de este fecha. El lugar realmente era bello, en el pleno eje del paisaje yacía erguido el espectacular SkyDome. Recinto que concebiría junto a la mirada expectante de 67,678 asistentes, el culminar de una gran rivalidad entre dos de los competidores más colosales de la década; en aquella velada se enfrentarían en un duelo frente a frente el Intercontinental Champion, Ultimate Warrior, y Hulk Hogan, WWF Champion. Sin embargo, como se apunta en wwe.com Facts & Stats WrestleMania VI, en esa misma noche, diez años antes de que él y Christian capturaran el World Tag Team Championship en WrestleMania 2000, Edge se sentó junto al ring en WrestleMania VI, y llevaba con orgullo una camiseta de Hollywood Hulk Hogan.

Ahora bien, Mitch Passero señala en Ultimate Opportunist pursues new challenges: “A pesar de que la WWE ya no tiene el placer de ver a Edge competir en el ring, no creo que hayamos visto lo último de The Ultimate Opportunist”. Las palabras plasmadas por Lita para explicar porque Edge era su luchador favorito en el filme del DVD You Think You Know Me?: The Story of Edge, en donde explica: “Edge formaba parte del Brood cuando debuté en la WWE. Tenía una personalidad única, hacía cosas locas en una noche

WrestleMania VI será recordada por muchos como la edición en la que se vio a Dallas Page conducir un Cadillac rosado hacia el ring como parte de la entrada de The Honky Tonk Man y Greg Valentine, será recordada por ser el primer WrestleMania realizado fuera de los Estados Unidos y por la increíble batalla estelar de “Champion vs. Champion, Title for Title”. Aquella noche, aficionados de todos los lugares circundantes a la sede del evento, yacían ansiosos y emocionados esperando, desde sus lugares, el comienzo del evento. En el instante mismo en que todo el lugar quedo en la penumbra y el ruido ensordecedor de la eufórica multitud desgarro el silencio, se supo que aquella contienda estaba a próxima a principiar.

El primero en salir a escena fue The Ultimate Warrior, con la cara entintada como símbolo propio de identidad y alargada melena, con una cadencia veloz y colorida vestimenta tomo paso presuroso hacia el ring. Acto continuo, aparecería entre las pancartas y los carteles que estampaban su figura, uno de los máximos ídolos de la industria, Hulk Hogan, y así, uno a uno los personajes que forjaron los acontecimientos que habían dado forma, figura y argumento a este gran evento quedaron colocados sobre el encordado. La batalla dio inicio presentando a ambos peleadores con movimientos ligeramente retardados, pero no por eso poco espectaculares. Sobre el cuadrilátero, ambos hombres  corrían de lado a lado y provocaban, a causa de los choques y patadas verdaderos movimientos telúricos entre la afición. Por un instante se vio a Hogan en malas condiciones, desfavorecido por la gracia de la fortuna, bajo el ring plañía y desataba gritos de dolor y odio. Pero sin respiro, ni tregua, el crujir de los huesos de los gladiadores y de la madera con la que se forja el cuadrilátero retumbaba por todo el recinto. Pronto entre la multitud se dejo sentir la euforia, las gargantas ya no daban paso a sonido alguno y la piel se erizaba en cada tentativo movimiento que proponía el fin de la batalla.

Ya muy entrada la noche, un agitado movimiento sobrevino sobre las cuerdas, Ultimate Warrior había desatado su furia interna y la batalla terminaba por tomar un semblante aún más dramático. Un error de Hogan y la fuerza del hombre del rostro entintado, ponía con las espaldas planas al miembro más célebre de la hulkamania, y encerrados en una cuenta regresiva que se coreaba a gritos, los últimos tres segundos de la batalla, fueron agonizando uno detrás del otro y cuando hubieron terminado, el lugar se ilumino con la algarabía de la afición, volviendo el sitio en una verdadera sucursal del pandemónium y la atmosfera se electrizo por completo.

Sin duda fue un resultado que quedara impregnado en aras de la posteridad, como un paso glorioso que es digno de recordar,  y el tan sólo pensar que esta batalla marco el inicio del sueño de Adam Copeland, es pensar probablemente en esa parte inspiradora  y poco entendible de la Lucha Libre. Y sin embargo, así como en esta historia, cada Superstar, Diva y atleta posee una anécdota personal, con un lugar y protagonistas distintos, pero al final, con la misma esencia.  En la ceremonia de inducción al WWE Hall of Fame, tuvimos la oportunidad de ver de nuevo a Edge, y vimos, como la afición le sigue teniendo un cariño y un respeto muy especial, quizá como una inspiración por quien representa la conquista de los sueños inalcanzables o por ser quien otorgo con su temperamento, personalidad y habilidad un concepto innovador e incomparable a la Lucha Libre.

Sea cual sea la historia, el personaje en la cumbre, o la situación que tiñe el contexto, es innegable que ser miembro del Salón de la Fama, sea cual sea la empresa, es sinónimo de haber conquistado tu más grande sueño dentro del pro-wrestling. Los logros en la vida profesional de un esteta mundial, tarde o tempano son reconocidos. Como se imprime en el perfil dedicado a Edge en wwe.com, “Si hemos aprendido una lección importante de la carrera de Edge, es que debemos esperar siempre lo inesperado”. Así que ahora sólo resta esperar, probablemente The Rated-R Superstar o Christian,  también hayan sido la inspiración para muchos jóvenes, jóvenes, aun alejados de las cámaras y los reflectores, que aun viven a las frías sombras de este deporte, pero quien sabe, quizá algún día conozcamos una historia muy parecida a esta. Pensemos en aludir a la canción que durante los últimos años acompaño a Edge camino al ring, la cual pregona, “En este día, es tan real para mi, Todo ha venido a la vida, Otra oportunidad para perseguir un sueño, Otra oportunidad para sentir, Oportunidad para sentirse vivo”.

Aprovecho la ocasión para mandar un cordial saludo a todos los que hacen posible esta revista. Gracias por su tiempo. Hasta pronto.

About these ads

Desde la web

. .